Una de las piezas más importantes en el sistema de frenado de las motos es la bomba de freno. Esta forma parte de un complejo sistema que funciona mediante la presión y el impulso de líquidos para frenar el vehículo. A continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber sobre esta pieza del sistema de frenado, analizamos qué es la bomba de freno de moto y cómo funciona exactamente, pero también cómo puedes saber si la bomba de freno está fallando y qué puedes hacer al respecto. ¿Has notado que al presionar la maneta no funciona igual que antes? Te informamos de qué puede estar ocurriendo.

Qué es la bomba de frenos

La bomba de freno de moto es la encargada de enviar el caudal con la presión del líquido del circuito hacia las pinzas para que las pastillas puedan morder los discos y detener así el vehículo. Aunque se trata de un sistema perfectamente diseñado y, aparentemente sencillo, la bomba de freno de moto requiere de una gran cantidad de factores para ofrecer una frenada perfecta, incluidos los sistemas ABS o Sistema Antibloqueo de Frenos que permiten variar la fuerza de frenado para evitar que los neumáticos pierdan adherencia. Además, existen varios tipos de bombas de freno de moto —como es el caso de la bomba de freno de moto delantero o la bomba de freno trasera de moto—. Estas pueden ofrecer una mayor o menor progresividad en el proceso de frenada junto con diferentes latiguillos por los que se desplaza el líquido —así como encontrar elementos con diseños más ligeros y compactos que reducen el peso de la moto en cuestión, como en el caso de Honda; o menos, como ocurre con otras marcas—.

El sistema de frenado hidráulico funciona mediante la presión que se ejerce sobre la maneta, que es la que se transmite a la bomba de freno de moto. Esta última, con su pistón, impulsa el líquido (que pasa a través de los latiguillos) al resto del sistema, consiguiendo frenar adecuadamente. Así las pastillas pueden morder los discos y frenar.

Partes de una bomba de freno

Por lo general, al hablar de las partes de una bomba de freno debes saber que no suele haber muchas diferencias en lo referente a la estructura, independientemente de que sea una bomba de freno de moto delantero o una bomba de freno trasera de moto. Si analizamos su despiece nos encontramos con las siguientes partes de una bomba de freno:

  • Axial: O maneta. A través de ella ejercemos la presión que transmitimos al resto de piezas del sistema de frenado.
  • Pistón: El pistón se encarga de impulsar el líquido que hay en el depósito al resto del sistema de frenado. Además, el sistema cuenta con otro pistón en la pinza de freno —o empujadores del embrague— que son los que ejercen presión sobre las pastillas para hacer fricción sobre el disco y que la moto se detenga.
  • Retenes: Cada pistón cuenta con dos retenes. Los superiores son diferentes a los inferiores en cuanto a grosor. Los retenes impiden que el fluido hidráulico se salga del circuito.
  • Latiguillo: Es el lugar por el cual pasa el fluido hidráulico hasta llegar a las pinzas de freno.
  • Fluido hidráulico: El líquido de freno puede ser de varios tipos. El más utilizado en frenos convencionales es el DOT 3, aunque también podemos encontrarnos con otros tipos como el DOT 4 (cuando hay sistemas ABS), DOT 5 y DOT 5.1.
  • Depósito de líquido de frenos: Es el lugar donde se almacena el líquido de frenos.
  • Pinza freno: Es la pieza que ejerce directamente la presión sobre las pastillas de freno que, a su vez, aprietan el disco para detener el vehículo.

Cómo saber si la bomba de freno está fallando

Existen varios indicadores que pueden servirnos para saber si la bomba de freno está fallando. Estos son algunos de los síntomas más repetidos:

  • El pistón de la pinza de freno no retrocede.
  • Pedal de freno sin presión (en el caso de una bomba de freno trasera de moto).
  • El tacto del axial es esponjoso o no mantiene una presión constante (en el caso de la bomba de freno de moto delantero).
  • Los retenes se han estropeado y dejan pasar el fluido hidráulico en el sentido inverso al que lo desplaza el empujador.

En general se siente como si a una jeringuilla le quitáramos la goma que sirve para oponer resistencia y poder ejercer presión. En muchas ocasiones el motivo principal por el cual se ha estropeado una bomba de freno es debido a que hemos mezclado fluidos de freno de diferente DOT o no hemos elegido el adecuado para nuestro vehículo. A veces, la bomba de freno de la moto deja de funcionar tras estar mucho tiempo detenida y otras veces por el simple desgaste tras su uso.

Cómo purgar una bomba de freno

Una de las soluciones más efectivas —sobre todo, cuando hemos mezclado fluidos diferentes— es la de purgar la bomba de freno. Además, en ese mismo momento podremos saber si hay alguna pieza rota o no. Ten en cuenta que lo primero que debes hacer antes de purgar es eliminar el líquido de frenos usado, para ello considera lo siguiente:

  1. Prepara el material necesario para realizar la operación: destornillador, llaves, tubo transparente, jeringuilla, limpiador de frenos, trapo y un cubo para recoger el líquido de frenos usado.
  2.  Protege la moto ante posibles salpicaduras.
  3. Vacía el líquido usado abriendo el depósito de frenos. Puedes utilizar una jeringuilla para retirar el líquido de frenos usado o bombearlo con un paño absorbente.
  4. Llena el depósito con líquido nuevo.
  5. Instala el tubo y un recipiente en la pinza de freno (debes quitar primero el tapón de goma que protege el tornillo purgador y colocar la llave plana).

En este momento ya podremos comenzar a purgar. Para ello, acciona la palanca de freno (o el pedal, si es el freno trasero) como si estuvieras frenando. Después afloja el tornillo purgador de la pinza con una llave plana. Notarás como se ablanda la presión en la palanca y el líquido se escapa al recipiente siendo reemplazado por el nuevo —el que previamente hemos vertido en el depósito—. A continuación, vuelve a apretar el tornillo sin soltar la palanca para evitar que entre aire al circuito. Lo siguiente que debes hacer es verificar el nivel y repetir el proceso hasta que se vacíe por completo —lo que equivaldría a uno o dos depósitos de líquido de freno por pinza—. Ten en cuenta que el líquido debe ser transparente y sin burbujas (por ello se aconseja usar un tubo transparente para la operación). Finalmente, cierra el depósito y revisa que funcione. Si purgando el circuito de frenos no logramos solucionar el problema, entonces no quedará otra que desmontar la bomba y sustituir los retenes.

Add to cart

Solicitar información

    He leído y acepto la Política de Privacidad

    Información para gestionar tus consultas, encontrándonos legitimados en tu consentimiento o el cumplimiento normativo. Derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación y portabilidad disponibles. Más información: Política de Privacidad..