La ITV, o Inspección Técnica de Vehículos, es una de las medidas obligatorias que deben pasar todos los vehículos matriculados para poder circular. Se trata de una medida que fue aprobada en el año 1980 con el fin de asegurar unas condiciones adecuadas de los vehículos que circulan por carretera, tanto a nivel de seguridad, como a nivel de protección del medio ambiente. A la hora de pasar la ITV, los inspectores identifican el vehículo. A continuación, revisan el acondicionamiento exterior, la carrocería y el chasis. Después pasan a mirar el acondicionamiento interior, el alumbrado y la señalización. Seguidamente revisan los frenos, la dirección, los ejes, ruedas, neumáticos y suspensiones, y finalmente el motor —lo que incluye el sistema de escape, las emisiones y demás cuestiones—.

Estas pruebas deben ser realizadas periódicamente tanto por coches como por motos, ahora bien, nos encontramos con algunas variaciones que dependen de cada vehículo, así como de otros aspectos. Lo vemos, a continuación. Si quieres saber cuánto tiene que pasar la ITV una moto o cuándo se pasa la ITV por primera vez en una moto, ¡Sigue leyendo!

¿Cuándo se pasa la ITV por primera vez en moto?

La primera ITV moto debe realizarse a los cuatro años de haberla matriculado —igual que ocurre con los turismos—. Hasta ese momento, se puede conducir tranquilamente con ella sin riesgo a recibir una multa. Ten en cuenta que la inspección debe ser solicitada por el conductor, es decir, tendrás que buscar el centro ITV más cercano o el que te interese para llevar tu moto y solicitar cita previa. Recuerda, así mismo, que estos centros suelen tener gran demanda, así que no te esperes a última hora ya que te arriesgas a circular por la carretera sin haber pasado la inspección, lo que te expone al riesgo de ser multado —y, por supuesto, al correspondiente peligro para los ocupantes del vehículo y usuarios de la vía—.  Ten en cuenta, por otro lado, que solicitar cita previa en la ITV no te permite circular con el vehículo fuera de plazo —a excepción de que vayas a realizar el recorrido hasta el centro de Inspección Técnica de Vehículos—. Esto es así debido a que la ley entiende que se trata de una falta de previsión por parte del conductor.

¿Cada cuánto se pasa la ITV moto?

Ahora que ya sabes cuándo se pasa la ITV por primera vez en la moto, falta responder a cuándo tiene que pasar la ITV una moto de manera periódica. La respuesta es muy sencilla, cualquier moto —a partir de la primera revisión— debe pasar la ITV cada dos años. Además, este periodo es siempre el mismo, da igual que la moto tenga una antigüedad de 5 o de 10 años, la ITV en motocicletas se pasa cada dos años durante toda su vida útil. Aquí encontramos una diferencia esencial con respecto a los turismos ya que, en estos casos, la periodicidad es variable. En los turismos las revisiones pasan a ser anuales a partir de los diez años. Es importante tener en cuenta que la fecha para la siguiente revisión de la ITV quedará fijada por la fecha en la que se pasó la revisión anterior. Si tu moto ya ha pasado una ITV y no sabes cuánto toca la siguiente, puedes consultar el informe de inspección o fijarte en la pegatina que se adhiere al vehículo, también en la tarjeta ITV (junto al todos los papeles necesarios para poder circular).

¿Los ciclomotores deben pasar la ITV?

Sí, los ciclomotores deben pasar la ITV —al igual que cualquier otro vehículo matriculado—. De hecho, estos tienen que pasar la primera ITV antes que el resto de motocicletas, concretamente un año antes. Es decir, la primera revisión de ITV de los ciclomotores se debe realizar a los 3 años desde que se llevó a cabo la matriculación. En cuanto a la periodicidad, desde ese momento, la revisión de la ITV pasa a ser cada dos años —igual que en las motocicletas—. Esta periodicidad es fija también durante toda la vida útil del vehículo. Por supuesto, las tasas entre ciclomotores y motocicletas son distintas, además de los parámetros que se miden en el centro de Inspección Técnica del Vehículo. De hecho, si eres de los pilotos que han cambiado el tubo de escape debes tener en cuenta que tu ciclomotor pasará una prueba de ruidos, así que asegúrate de que este esté homologado y que no supera el nivel máximo sonoro permitido por la normativa.

Reglamento ITV motos: Cosas a tener en cuenta

Hay varios aspectos que pueden interesarte sobre el ITV motos. Como comentábamos en el punto anterior, las tasas varían entre una motocicleta y un ciclomotor debido a que las pruebas que se realizan son diferentes. El rango de precio entre un tipo de moto y otro es de 19 a 43 euros. Además, el precio puede variar dependiendo de la comunidad autónoma en la que se realice ya que cada una fija sus propias tarifas. Recuerda, así mismo, que circular sin haber pasado la ITV puede suponer una sanción, que puede llegar hasta los 200 euros —en caso de circular con una ITV caducada— o hasta los 500 euros —en el supuesto de circular con una ITV negativa—. Los resultados de la ITV pueden ser favorables, desfavorables y negativos.

Si la ITV sale desfavorable es porque se detectan fallos que pueden repararse, pero no suponen un riesgo. En ese caso el conductor podrá seguir utilizando su moto, pero solo para trasladarla hasta el mecánico. Además, tendrá un plazo de dos meses para poder solucionar los fallos y volver a pasar la ITV en el mismo centro. Su uso para otras cuestiones personales queda prohibido. Recuerda, así mismo, que si no lo haces el seguro tampoco se hará responsable de ninguna cobertura en caso de un accidente. Si la ITV sale negativa significa que el vehículo tiene deficiencias que suponen un peligro y ello implica la inmovilización del mismo. Este tendrá que ser transportado hasta el mecánico en grúa para que lo solucionen.

Menú

Add to cart

Solicitar información